»

Adios Bowie

David Robert Jones, que así se llamaba al nacer el 8 de enero de 1947 en Brixton, ha tenido una carrera tan sorprendente y provocativa que sus agentes tuvieron que confirmar que su muerte «no es un truco» comercial al hilo de su nuevo disco. El pasado viernes, el día que cumplió 69 años, publicó «Blackstar», un disco de talante experimental junto a un quinteto de jazz, saludado con excelentes críticas. Tras diez años de silencio musical, había retornado en 2013 con «The Next Day», un gran éxito de crítica que le proporcionó su primer número uno en 20 años en el Reino Unido. Era una obra melancólica, en la que se palpaba el lamento por la vida que se escurre y cierta nostalgia del vigor de antaño.

Bowie no ha muerto por sus problemas cardíacos, fruto sin duda de una relación casi maníaca con el tabaco, sino por un cáncer, contra el que dio «una corajuda batalla de 18 meses», según el comunicado que ha aparecido hoy en sus páginas oficiales. Añade que falleció «rodeado de su familia y en paz» y piden respecto a la privacidad durante el luto. Su hijo, el cineasta Duncan Jones, autor de la excelente «Moon», al que de niño por epatar sus padres llamaban Zowie, confirmó la noticia en su cuenta de Twitter: «Muy apenado siento decir que es verdad».

D.Bowie